sábado, 29 de septiembre de 2012

Ruta a Laracha

Por fin un sábado libre...
Así que madrugué, desayuné como una campeona y me enfundé el traje de luces para reunirme con mis amigos en el carril del Burgo.
Hoy me acompañaron Paco2, Juan y Bego. El día un poco fresco a primera hora pero después una temperatura ideal para pedalear.
Ruta: el Burgo, Celas, subida por la carretera que va a Cerceda, y en lo alto desvío a la izquierda por una carreterita preciosa entre árboles que llega hasta Laracha... Este tramo que es bastante largo y llanito y te permite rodar a buena velocidad durante bastantes kilómetros, es una gozada. Después de llegar a Laracha, viento en contra bastante fuerte y camino a Paiosaco, bajada a Arteixo y regreso por el valle de Loureda, Celas y finalmente el Burgo.
Total... 3 horas y 10 minutos de recorrido, 70,3 kilómetros y una media de 22.

Cabreo monumental

Viernes 28, ruta de Arteixo por el valle de Loureda
Recorrido, el Burgo, Celas de Peiro, Valle de Loureda, Arteixo y regreso por el mismo sitio.
2 horas y 7 minutos, 45,6 kilómetros y una media de 21,4

Paco 1 y yo salimos como de costumbre a las 10:30, bajé toda emocionada con la cámara de fotos para poder contaros un par de cosas curiosas que tiene este recorrido y por el camino fuimos parando y saqué las fotos en cuestión, incluso para una de ellas tuve que meterme en una cuneta con zarzas de la que salí toda rayada y después de una mañana espléndida regrese a casa toda ilusionada de poder subir al blog un par de cosita y cuando me senté el ordenador y enchufé la cámara, resulta que la condenada no guardó ni una puñetera foto... Diosss que cabreo monumental. Me quedé a cuadros..... maldita sea...Mierrrda de cámara.
Pues ahora como me quedé planchada, repetiré la ruta para la semana y vive dios que conseguiré subir las puñeteras fotos para que las veáis.

Por lo demás es una recorrido muy bonito, el paisaje del valle es precios y las casas de la zona una pasada de bonitas... la mayoría son rústicas...
Arriba os dejo el perfil de la ruta (lo que está de color gris, el amarillo son las pulsaciones).
Y esta es del valle de Loureda, que saqué de internet ¡claro!

jueves, 27 de septiembre de 2012

Avituallamiento

Una de las grandes cosas que tiene la bici, además del practicar deporte y conocer a gente, es la oportunidad de ir probando por los caminos la rica variedad de frutas y majares que ofrece la zona de La Coruña. Por eso un buen día decidimos nombrarnos “Inspectores de Control de Calidad del Producto Gallego” y al final de la temporada darle un premio al frutal de año.
Claro que en algunas ocasiones no sale tan bien la cosa y te aparece el dueño de la finca al que como excusa le dices que tienes un bajón de azúcar a ver si cuela..., O que se te adelanten unos pandilleros subidos al techo de un furgón mangando la mejor cosecha de pexegos de la historia en Montellos. En la misma zona también había un melocotonero al que teníamos acceso libre por consentimiento de la dueña y un buen día un camión se empotró contra el muro que cayó sobre el frutal, snif, snif... y nos quedamos sin el....diosss ese árbol tenía un primer premio merecido..
El mejor limonero estaba en la subida de la Angustia (Betanzos) a mitad de la cuesta, petado de enormes limones hasta que un día el paisano se cansó de tantas visitas, no solo las nuestras, y se cargó el limonero...
El manzano del Valle de Loureda, manzanas pequeñitas, rojitas y brillantes, que sabrosas estaban. También le dimos un premio y al año siguiente limpiaron la finca y se lo cargaron junto con una preciosa palmera que había al lado (que penuria).
La peras de Pucho, tan preciadas como unos buenos percebes, el peral es tan pequeñito que solamente da 4 o 5 al año pero cuando las pruebas estás perdido, (el dueño las vigila a punta de pistola) conseguir una es tan complicado como robar el David de Miguel Ángel sin que nadie te vea.
Claro que no todo va a ser fruta...Y aunque mis amigos no me dejan porque dicen que es una cantada.... ¡¡¡Le tengo echado el ojo a un terreno cerca de el Pedrido que todos los años tiene unos grelos que son espectaculares!!!, Tendré que ir sola un día aunque ya se que transportarlos en la bici va a ser un tanto curioso.
Un día Paco me dijo, ¡mira que mazorcas tan bonitas! ¡quedan muy bien para decorar en la cocina metidas en un cesto o algo parecido! ..Y así fue, llegue a mi casa con mazorcas amarradas a la bici, y con el maillot todo estirado de la mercancía. Y un buen día desayunando vi por la cocina un mosquito la mar de raro, y al día siguiente dos, y al tercer día ya me puse histérica, ¡¡tenia la cocina repleta de esos bichos marrones asquerosos subidos por todos los sitios!!....Diooos que asco, entonces me puse de safari y por fin encontré de donde salían los condenados... de las puñeteras mazorcas... Tiré con todo y le dije a Paco que ya le valía, que esas cosas se avisan.
¡¡Veis, al final son más seguros los grelos!!.
Podría estar dos horas contando “Coordenadas” de árboles gloriosos pero lo mejor es coger un bici y apuntarse a venir con nosotros a catar la mercancía “in situ”
Ahora llega la temporada de las nueces y castañas que como cada año da mercancía para todas las fiestas navideñas... Así que al que le apetezca ¡¡ya sabe!!

jueves, 20 de septiembre de 2012

CONTRA O AIRE

Cuantos días hemos salido en bicicleta y nos hemos encontrado con que hace un viento de mil demonios y das pedaladas contra un muro y por mucho que pongas todos los piñones habidos y por haber la bici no se mueve y cuando llegas a casa sabes que subir el Everest debe de ser algo parecido y que cuando Forrest Gump decía en la peli que llovía desde arriba, desde abajo, de costado, por todos los lados, tenía razón porque también pasa con el viento sobre la bici, y aunque te escondas detrás de la rueda de un compañero da lo mismo porque enseguida cambia de rumbo, ¡¡para fastidiar!!, y te da de costado....

“Contra o aire” este acrílico de Alfonso Costa refleja muy bien lo que he dicho antes, con sus pinceladas en oblicuo, con movimiento hacia atrás, haciendo a modo de líneas cinéticas que envuelve al ciclista que agazapado intenta esconderse del viento....
¡¡¡UN CUADRO PRECIOSO!!!
Este pintor es gallego, nació en Noia y ahora tiene 69 años y desde los 17 ya tenía muy clarito que lo suyo eran las artes plásticas y que su estilo tomaría el camino del expresionismo que en distintas etapas de su obra matizó con algunos toques de cubismo y surrealismo, pero bueno lo que interesa es ver sus cuadros, así que para el que le interese curiosear....
En esta página podéis ver algun lienzo más dedicado al ciclismo (aunque no figuran todos) y también mi cuadro favorito, “Home-rino”. Podría haber puesto la foto pero es que así es demasiado fácil, ¿no?
Vale, doy pistas: obra, sección pintura, años 60

martes, 18 de septiembre de 2012

Solidaridad ciclista

Domingo 16 de octubre, 10:30 de la mañana. Como de costumbre nos juntamos en el carril bici de la ría del Burgo para hacer mi ruta preferida, “Pontedeume”. Normalmente somos más pero hoy tenemos alguna que otra deserción y finalmente salimos: Adolfo, Paco 2 y yo. Ponemos rumbo a Miño y por el camino hacemos un nuevo amigo, Javi, que se apuntó a la ruta con nosotros. Llegamos a Pontedeume por la costa recorriendo Miño, Perbes, Centroña. Es una ruta preciosa ahora que termina el verano porque hay pocos coches, lo que te permite recorrer la costa disfrutando del paisaje de la ría de Ares, Redes, Cabañas... Una vez en el pueblo repostamos agua y regreso a Coruña por Campolongo una de mis subidas preferidas, ja ja ja.... ¡¡valeee es broma!!, es un purito ¡¡¡subidóooon!!!.

En fin, después de pasar el Pedrido, circulábamos en fila y de repente escuché un golpe detrás de mí. Cuando giré la cabeza vi a mi amigo Adolfo en el suelo golpeado por un coche. A partir de ahí fue todo un despliegue de ayuda, por parte de las personas de los coches de ambos lados de la carretera entre los que figuraba una mujer médico que atendió a Adolfo, los vecinos (las dos Alicias de las que hablaré más adelante) que me tranquilizaron durante todo el tiempo ofreciéndome calma, agua, incluso pollo asado que estaban cocinando, a mí me dio la risa, claro. Y en cuestión de quince minutos me vi rodeada de por lo menos 30 ciclistas, los del Club Quintena y otros que iban llegando de todos los sitios. Todo el mundo se movilizó, unos dirigían el tráfico del impresionante atasco que se estaba formando, otros permanecían en fila esperando cualquier orden para echar una mano, y otros no dejaban de animarme, tranquilizarme y preguntarme si necesitaba algo. Dentro de lo asustada que estaba me sentí protegida y arropada por todos ellos, jamás había pasado por una circunstancia semejante y aunque el trago fue espantoso, creo que sin todos estos ciclistas hubiese sido horrible y angustioso. De allí no se movió nadie hasta que Adolfo fue trasladado al hospital.

Pensándolo ahora en frío creo que todos los ciclistas somos muy conscientes del riesgo que conlleva lanzarse a la carretera a hacer km, expuestos al tráfico y la intolerancia de algunos conductores que ponen en riesgo a los ciclistas constantemente y que saber eso nos une en una especie de supervivencia ante momentos terribles como el de este domingo. Desde luego que de todos los años que llevo sobre la bici, nunca había visto nada parecido. Mi agradecimiento a todos los que dieron vuelta para venir a ayudar (Club Quintena) después de que un coche les avisara de que un ciclista había sido atropellado. Gracias a los que pasaron por allí y sin obligación ninguna permanecieron arrimando el hombro.

Ahora retomo a las vecinas del lugar (las dos Alicias) que nada más producirse el accidente salieron a prestar energía y disposición llamando a emergencias, guardia civil, lidiando con conductores que protestaban por el atasco sin importarles lo ocurrido. Una de ellas me habló como si de toda la vida fuéramos amigas y me calmó con un millón de palabras amables. Por la tarde, una vez que supe que Adolfo no tenía nada importante regresé a casa de las dos Alicias a recoger la bici de Adolfo. Pasé dos horas escuchando los relatos de la huerta de enfrente que por la noches se convierte en una pista de aterrizaje de conductores borrachos y que en lo que va de año ya son tres los coches que destrozaron sus frutales. Me hablaron de tomates, verduras, de lo duro que es vivir en una casa situada un poco en tierra de nadie. Me ofrecieron bizcocho, me enseñaron la casa y me contaron anécdotas del lugar y con algunas de las historias me eché unas buenas risa.
Y por ellas dos y por los ciclistas que pararon es por lo que escribo estas palabras.
No tenía previsto poner nada sobre la ruta de este domingo porque me parecía deprimente comenzar un blog con el accidente de un amigo sobre la bici, porque a nadie le gusta leer este tipo de cosas. Pero no podía quedarme indiferente ante la solidaridad de todos ellos..
Un millón de gracias.

Supongo que hay que asumir que practicar este deporte no es solo pedalear y punto, si no que también es pelear a diario con esas personas que creen que la carretera es en exclusiva para ellos/as y que les importa un pimiento las consecuencias de su intolerancia hacia los demás aunque el resultado sea poner en peligro a las personas que también tienen derecho a circular por la carreteras.
Hay unas normas y hay que cumplirlas.

Conductores, ¿y si mañana le pasa algo parecido a uno de su hijos, a su mujer o a su marido, o a un amigo o ser querido por culpa de un insensato/a al volante?
Creo que todos deberíamos de pensar y reflexionar un poco al respecto.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Pedaleando por Cecebre


La idea de este blog es contaros mis rutas ciclistas, aventuras y desventuras de mis andanzas por carreteras y corredoiras de los alrededores de la Coruña. Bienvenidos a mis mañanas.

Estrenaré “Mi bicicleta rosa”, ¡¡como no!!, contando mi espléndida ruta mañanera, soleada y de temperatura perfecta para practicar este deporte. Hoy compartí carretera con dos buenos amigos, Javier y Victor, que precisamente conocí sobre la bici ya hace tiempo. Salimos del paseo del Burgo sobre las 10:30 para ir al pantano de Cecebre y dar un par de vueltas por allí. Javier regresa a la bici después de dos meses sin subirse a ella y tiene que empezar con calma a ponerse a punto, así que hoy como quién dice “de descanso”. Durante el rato en el que dimos vueltas por el embalse, tuvimos la ocasión de ver como despegaba del agua una inmensa bandada de garzas, resultó todo un espectáculo y fue una lástima no tener una cámara de fotos a mano y poder subir al blog mi primera foto. (la que hay puesta del embalse es pirateada). ¡¡ya se que así no vale pero de momento es lo que hay!!
Después de un par de vueltas y una buena conversación regresamos al Burgo. Una buena mañana, 47 km, dos horitas de diversión y al llegar a casa, ducha rápida, comer a cien por hora y salir disparada para el curre.
Cecebre es un sitio perfecto para relajarse, ya sea en bici o caminando, para esos días en los que ya llevas acumulados demasiados km de pedaleo y necesitas darle un respiro a las piernas, es un sitio perfecto y a la vez preciso...

jueves, 13 de septiembre de 2012

Bicicleta es nombre de mujer.

Bicicleta es nombre de mujer. Nace este blog para todas aquellas mujeres y también para los que no lo sean, a los que les gusta pedalear, conversar, compartir el paisaje, robar fruta por los caminos y respirar el aire limpio de la mañana.
Si compartes estos gustos podemos compartir rutas. No dudes en seguirme virtualmente y sobre ruedas.