lunes, 17 de noviembre de 2014

LOUREDA Y LA RESERVA DE LOS SIOUX

Los que habéis leído este blog en sus inicios, recordaréis una entrada (miércoles, 3 de octubre de 2012. “Que le den a la cámara de fotos...”) en la que hablaba de una ruta por el valle de Loureda, lugar de la reserva de los Sioux, en la que vive “Roble Azul”, el jefe de la tribu.

Hace unos días Paco y yo fuimos por allí de nuevo a saludar al Gran Jefe. Recuerdo que en su momento lo dejamos medio escondido entre los matorrales de una loma al lado de la carretera. Siempre que pasamos ahí está el tío, fiel a sus amigos, siempre... ¡¡hasta este verano!! Este verano regresamos y vimos que habían pasado las máquina desbrozadora porque los lados del camino estaban limpios de maleza. Inmediatamente y los dos a un tiempo, pensamos: “¡¡¡Alá vai o indio!!!”
Paramos, miramos y nos lo encontramos en su sitio de siempre pero sin hacha, sin brazo, sin piernas, porque el pobre también había sido desbrozado. Volvímos a dejarlo en el mismo lugar porque esa ruta sin nuestro Gran Jefe, sin el saludo del indio, aunque sea desbrozado, ya no sería la misma.

Por cierto, como podéis ver en la foto, también cambié de cámara de fotos, Jajajaja.

1 comentario:

  1. .has calcado bien el artículo, han pasado los políticos con la desbrozadora y todo el mundo piensa ¡ALA van los políticos!, nos llevan la sanidad, educación, trabajo, dineros ... “¡¡¡Alá van los indio!!!”

    ResponderEliminar